—Feliz Navidad!

Eli POV

Se podían oír los cánticos y los saludos de la gente en las calles de Tokio. La gente parecía alegre, pero por sobre todo, la afluencia de parejas era enorme, hasta quizás exagerada. En otros países el significado de la Navidad es totalmente distinto al de Japón, pero, para ser sincera, no me molesta que tengan este tipo de tradiciones en Japón.

Usualmente pasaba Navidad y Ao Nuevo en Rusia, pero este ao, ya habiendo cumplido 18, decidí pasar las fiestas en Japón. No tenía ningún motivo en especial, a excepción de… estar con Nozomi.

Aún recuerdo la expresión que mostró cuando le dije que pasaría las fiestas en Japón este ao. Su rostro irradiaba alegría y sorpresa. En verdad, era tan linda y tierna que tuve que contenerme para no besarla en ese preciso momento. Sí, ella aún no sabe lo que siento por ella. Aún no, al menos. Este ao tengo un plan. Quiero confesarle mis sentimientos a Nozomi, decirle cuánto la quiero, cuánto la admiro… cuánto anhelo estar con ella y que deje de verme como amiga Qué amo de ella? Pues… aunque suene cliché, todo. Su sonrisa, su risa, su melodiosa voz, todas y cada una de sus expresiones pero, por sobre todo, su cálido y amable corazón. Siempre pone a otros antes que a ella, siempre se preocupa de otros antes que de ella misma… por esa misma razón, quiero consentirla, quiero hacerla sentir como la protagonista de una historia, como la persona más importante… y me gustaría hacerlo cada día de mi vida. En cuanto despierto de mis pensamientos, en los cuales estaba más inmersa que de costumbre, noto que ya son las 8 pm, por tanto solo faltaban unas cuantas horas para que fuera Navidad. Reviso mi celular y veo una notificación de mensaje, era Nozomi.

—Elicchi, ya estás lista? o()o

No puedo creer que hasta en sus mensajes sea tan adorable… esta mujer sin duda acelera mi corazón. Mientras intentaba suprimir un grito de emoción, le escribí de vuelta avisándole que la estaré esperando junto al árbol de navidad del centro comercial. En cuanto vio mi mensaje, procedí a prepararme para salir rumbo al centro de Tokio. Tal y como lo esperaba, las calles de Tokio estaban infestadas de gente, de hecho, era un tanto difícil caminar entre la multitud. Incluso diría que me sería difícil encontrar a Nozomi entre tanta gente; sin embargo, reconocí su figura desde lejos. Era impresionante cómo ella brillaba junto a las luces del árbol de Navidad. Esa sonrisa tan hermosa, esos ojos color esmeralda ahora color arcoiris debido al reflejo de las luces… wow, simplemente wow. Me acerqué poco a poco, tratando de no asustarla. En cuanto entré en su campo de visión, noté que un leve rubor adornó sus suaves mejillas. Me dio una enorme sonrisa y una mirada que día a día me cautiva y enamora.

—Hola, Elicchi~

—Hola, Nozomi — le sonreí de vuelta, mirando lo que llevaba puesto — te ves muy hermosa, Nozomi… — dije casi sin pensar, no esperándome su reacción.

—Eh? Mou~, Elicchi me harás sonrojar…

—… —

Pero ella ya estaba ruborizada. Desvió su mirada por unos minutos mientras acomodaba su bufanda, como si tratase de esconder su rostro de mí. Suspiro. En verdad, cada vez que la veo, no puedo evitar maravillarme de lo que ella es.

—T-Te parece si vamos a dar una vuelta?

—Sí, vamos~

Nozomi y yo rara vez nos tomamos de las manos, pero esta vez, debido a la cantidad de gente presente, decidimos que era la mejor opción para no perdernos. Durante nuestra caminata y visita a algunas tiendas, aproveché de observarla cuanto pude. Solo espero que ella no lo note.

Nozomi POV

Definitivamente noto cuánto me miras, Elicchi.

Ella y yo pasamos a diversas tiendas e incluso entramos a una pastelería. Elicchi compró unos trozos para que podamos comer por mientras. Durante nuestra cita, Elicchi no dejaba de observar mi rostro. Obviamente estuve muy consciente de ello durante la tarde, pero me alegraba saber que mis sentimientos podrían ser correspondidos.

—Mmm~, chocolate~

—Mou, Elicchi… — no pude evitar reírme ante la infantil expresión que estaba mostrando al saborear su pastel de chocolate.

Adoro cada una de sus facetas, sobre todo aquellas que no muestra a nadie más que a su familia… aquellas que sólo me muestra a mí. Ella debe seguir pensando que no sé cómo me mira cuando duermo, o cómo me observa cuando solíamos cambiarnos de ropa después de un ensayo. Aún recuerdo esa mirada, esos ojos azules observando mi figura en ropa interior. Cada vez que lo recuerdo mi cuerpo se estremece… no sé qué sería capaz ella de hacer. Aunque, si soy sincera, yo haría lo mismo. Luego de terminarnos el pastel, pagamos y fuimos a un sector un poco más privado, queríamos alejarnos del ruido y de la multitud. Por la actitud que tenía Elicchi, pude notar fácilmente que estaba nerviosa e incluso un poco ansiosa. No soltó mi mano en todo el recorrido. Su mano estaba sudada, pero no me molestaba, de hecho, me parecía tierno.

En cuanto encontramos un mirador, el cual por suerte estaba vacío, pudimos contemplar el esplendor de la ciudad inundada por las luces. Elicchi y yo mirábamos encantadas la vista.

—Nozomi, mira!

—Es hermoso, verdad? Es una vista preciosa…

—Tú eres más preciosa en mi opinión… — dijo sin titubear.

—Eh? — me congelé ante sus palabras, no me lo esperaba.

—Nozomi, yo… — Elicchi parecía dudosa, algo la estaba deteniendo.

—Elicchi, sabes que puedes decirme lo que sea, verdad? Somos amigas después de todo… — no me gusta la palabra amigas en esta situación, pero quería ver su reacción.

—Yo… no quiero seguir siendo tu amiga, quiero ser algo más que eso… — puso sus manos en mis hombros.

—E-Elicchi? — sentí mi rostro caliente, definitivamente debo estar completamente sonrojada.

—Nozomi, yo… te amo…

POV general

Nozomi sonríe ante las palabras de Eli. Se acerca lentamente a ella y acaricia el rostro de la rubia con su mano derecha. Eli se derrite ante el tacto a pesar de que la mano de la peli morada está fría. Se miran fijamente a los ojos, no hay necesidad de más palabras.

—Yo también te amo, Elicchi… lo he hecho desde hace mucho…

—Nozomi…

Eli, con una astucia nunca antes vista, toma a Nozomi entre sus brazos y la abraza con fuerza, como si su vida dependiera de ello. Nozomi suelta un pequeo grito de sorpresa, pero comienza a reír inmediatamente ante la infantil sonrisa de Eli, su Eli. Cuando la rubia bajó a Nozomi, plantó un beso apasionado en los labios de la peli morada. La mayor de ambas se sorprendió ante la acción, pero la recibió con gusto. Pasaron varios minutos besándose, explorando las sensaciones que aquella muestra de amor les brindaba.

—No tienes idea… de lo mucho… que quería hacer esto… — dijo Eli entre besos.

Nozomi respondió intensificando el beso, rodeando el cuello de Eli con sus brazos y apegándose a ella con desesperación.

—Sé que hay muchas otras cosas que ambas queremos hacer… pero por ahora… — sacó su celular de su bolsillo — feliz navidad, Elicchi~

—Feliz navidad, mi Nozomi.

Eran las 00:00, ya era 25 de diciembre, y el comienzo de su nueva vida como novias.

Fin


Qué les pareció? Espero que les haya gustado :) es corto, lo sé, pero no puedo hacer más por mi mano con tendinitis.