Love Live! No me pertenece, es de sus respectivos due?os.


Oh, tan bello y lindo que es el amor. Apuesto que ya están cansados y cansadas de escuchar siempre la misma historia ?verdad? La típica comedia romántica donde chico (en este caso, chica) ve al amor de su vida y algo pasa para que no sean felices, pero al final terminan siendo la pareja mas sonriente del mundo.

- ?Maldición, Elicchi! -brame algo hastiada de su actitud- ??Que te cuesta!? ?Deja de ser tan obstinada!

-Ya te dije que no -sentencio con su voz gélida y sus ojos, esos ojos azulados planeaban enterrarme veinte metros bajo tierra.

- ?Solo es una maldita cita!

?Cómo llegue a casi querer asesinar a mi mejor amiga? Todo va porque ella no me quiere dejar salir con uno de sus seres más preciados… Enserio me gustaría decirles, no es una historia de amor, mas bien es una narración de mis desventuras.

Pero debería presentarme primero, ?verdad? Mi nombre es Toujo Nozomi, tengo 20 a?os, curso actualmente la universidad en la facultad de astronomía. Amo todo lo que tenga que ver con las estrellas desde que era una hermosa ni?a peque?a. Siempre ha sido mi sue?o encontrar una constelación y nombrarla "la washi-washi máxima".

Ahora si, les platicare de mi vida amorosa, ?sí?


-Hace tiempo-

Todo empezó un día de junio, era mi cumplea?os e iba a cumplir apenas diez a?itos de edad, mis padres no se encontraban ese día en mi casa puesto que estaban trabajando y les encantaba dejar a su peque?a ni?a sola a merced de un posible ladrón. Muy lindos mis padres, ?verdad? En fin, en ese tiempo y hasta la actualidad, conocí a una chica que se convirtió en mi mejor amiga: Ayase Eli es su nombre y su apodo es Elicchi. Es una chica sumamente tierna, aunque cuando la conoces es como un tempano de hielo el cual no permite que te acerques al menos de que seas persistente y descubras sus puntos débiles. Pero mientras mas persistente fui, tuve el honor de convertirme en su mas cercana amiga. ?ramos tan cercanas que incluso parecíamos un par de hermanas revoltosas.

Como todos los a?os, el día de mi cumplea?os tenía la idea de que pasaría ese 9 de junio sola como el perro, incluso había planeado comprar un peque?o gansito y ponerle una vela para cantarme a mi misma las ma?anitas: como dije, eso pensaba hacer. Tal fue mi sorpresa que antes del medio día, llamaron a la puerta de mi peque?o departamento y al abrir, un par de ojos azules me recibieron con ternura.

-Nozomi -hablo mi amiga rusa con inocencia- ?Feliz cumplea?os! -grito y de su espalda saco un pay de limón- sé que no eres fan de lo dulce, por eso mismo quise traerte algo que pudieras comer con alegría -ladeo la cabeza al sentirse orgullosa de su logro.

La mire sorprendida y mi boca se encontraba abierta a mas no poder, de verdad no esperaba que viniera directamente a mi departamento. Cuando me pregunto sobre que haría el día de mi cumplea?os, pensé que sería por cortesía nada más, no que vendría, así como si nada. Me sentí feliz de que alguien se acordara de mi ese preciso día. Así que la abrace con toda la fuerza de mi peque?o y rechoncho cuerpecito.

- ?G-gracias! -por poco lloraba de la alegría que sentía, e incluso tuve que retener unas lagrimas que amenazaban con salir de mis ojos- n-no esperaba esto, de veras que no.

-Siempre es un placer sorprenderte, Nozomi -su tono de voz, aun pese a ser una ni?a, era simplemente encantador; una voz tan tersa como la seda.

-E-Eres increíble en muchos aspectos -la solté y di un paso hacia atrás para sonreírle ampliamente- eres la mejor amiga que una ni?a pueda tener.

-Me alagas- soltó una peque?a y tierna risita- si te soy sincera, quería venir temprano, pero cierta ni?ita no me dejo moverme de la cama hasta que estuvo satisfecha de mis abrazos.

- ?Ni?ita? ?de quien hablas? -aun pese a la emoción que sentía mi corazón, mi lado curioso salió a relucir cuando ladee la cabeza.

- ?Eli-oneechan! -grito una eufórica voz que en menos de lo que cantaba un gallo ya se encontraba a nuestro lado- ??Por que me dejaste atrás!?

Tomando a la rubia por la espalda y por poco haciendo que el pastel cayera contra el piso, una efusiva pelinaranja hizo aparición en la escena.

- "Ay mamá…" -de inmediato mis mejillas se tornaron sonrosadas cuando vi a esa peque?a ni?a que aparentaba ser menor que yo.

Era la cosita mas linda del mundo, su blanquecina piel hacia resaltar esos brillantes ojos azules casi cerúleos; su corto cabello anaranjado, sujetado por una colita lateral derecha; y esa sonrisa roba almas; la hacia ver tan encantadora y hechizante. Era como ver a la imagen perfecta de la inocencia y pureza de la que los ni?os tienden a presumir a primera vista.

No sabia que decir, era la primera vez en la que mi peque?o corazón se sentía tan inquieto, inclusive mis manos comenzaron a temblar levemente. Incluso, cuando esa peque?a me miro con cierta preocupación, por poco pensé que mi corazón se iba a salir de mi pecho.

- ?Nozomi? -pregunto mi mejor amiga al verme en ese extra?o estado- ?Qué tienes?

- ?Tiene fiebre? -la menor se acerco a mi y en un rápido movimiento, junto nuestras frentes sin previo aviso- ?esta caliente! ?Qué hago? -miro a su acompa?ante y esta se encogió de los hombros- ?hare lo que me ense?o mamá! -de un salto veloz entro a mi departamento.

Mi cabeza la siguió hasta el interior de mi morada. Aun seguía abrumada por su resplandor y solo hasta que Elicchi sacudió levemente mi hombro, fue cuando pude maso menos reaccionar.

-Nozomi -volvió a llamarme cuando pose mi mirada en ella- ?Qué es lo que tienes? -ladeo la cabeza, inquisidora sobre mi estado.

- ?Quién…? -tarde en hablar, la opresión en mi pecho era tal que inclusive me cortaba la respiración- ?es…?

-Primero toma aire, bien, como se debe -sugirió la ojiazul con algo de autoridad.

-Yo… -acate su indicación, y al hacerlo, logre formular la pregunta que asechaba mis pensamientos- ?Quién…? ?Quién es ella?

- ?Quién? ?Honoka? -pregunto con cierta duda y al verme asentir se encogió de los hombros- es mi hermana, ?no te había mencionado acerca de su existencia?

- ?Tu… Hermana? -ella asintió afirmativa a mi pregunta- Mierda -mi primera grosería llevo como consecuencia un desmayo descuidado de mi parte.

- ??N-Nozomi!? -aquel agudo grito fue el de mi mejor amiga, y también fue lo último que escuche antes de perder por completo el conocimiento.

Y así se?ores y damitas, fue como supe que mi primer amor es hermana de mi mejor amiga.

?Les puedo resumir lo que paso después? Dado a que esta historia no trata de como la conocí, me parece lo mas indicado.

En realidad, no sé cuánto tiempo dure inconsciente en la entrada del departamento, ni tampoco el como llegue a estar acostada en el sofá (aunque estoy segura de que Elicchi me llevo a rastras, tiene mas fuerza de lo que aparenta). El recuerdo mas fresco que tengo de esa ocasión, de ese cumplea?os que pensé que pasaría sola, es la mirada preocupada de aquella pelinaranja de so?adores ojos azules; esa como ver a un angelito traído del cielo exclusivamente para cuidarme. Poco a poco fui despertando de mi impacto por verla, sin esperar si quiera o dar un aviso, la menor de las Ayase me tomo entre sus brazos para darme un fuerte abrazo que detonaba lo preocupada que se encontraba por mi. Me volví a desmayar… ?No es culpa mía! ?Es de ella por ser tan linda! Fue un maldito circulo vicioso el echo de no poder reaccionar correctamente cuando ella me sonreirá o me miraba con sus ojitos de perrito abandonado.

?Cómo paso la tarde sin que volviera a desmayarme? Simplemente no pude, a cada maldito rato me encontraba tirada en el piso y ni pude disfrutar de mi pay hasta que mis invitadas se fueron porque "querían que descansara".

Me había ido a la cama decepcionada de mi actitud, es increíble que sin esfuerzo esa ni?a me había podido tumbar. En definitiva, debía cambiar mi actitud con ella, no era correcto y sin contar que yo, ?La gran Toujo Nozomi! No se deja nekear por nadie.

Así que, como es de esperarse, aquella pelinaranja que había llamado mi atención no escaparía de mi tan fácilmente. Primero indague con su hermana mayor que con gran inocencia me dio toda la información que necesitaba; Ayase Honoka, dos a?os menor que su hermana y yo, tiene rasgos aun mas japoneses que su hermana mayor, es alegre y le gusta la aventura.

En definitiva, no me dejaría vencer por esa ni?a, Toujo Nozomi no es una presa fácil.

-Un mes después-

Les mentiría si les digiera que todo esto a sido fácil… Es un jodido calvario (disculpen la grosería) ella parecía inmune a mis mas hábiles movimientos: que consistían en hacerle cosquillas o una broma. Ella simplemente se tomaba todo a juego… Es un digno rival de mis habilidades, pero si que es difícil derrotarla.

?Qué como pensé que era mi rival y terminé queriéndola como algo mas? Era mi extra?a manera de evitar la realidad a la que me enfrentaba, sentir que ella era una enemiga y tratarla como tal, me hacía olvidar que, en el fondo de mi corazón, un sentimiento cálido comenzaba a emerger para apoderarse por completo de mi.

-Entonces… ?Hoy iremos a jugar con Honoka-chan? -le pregunte a mi querida rubia que caminaba a mi par hacia su casa- ?estará ahí?

-Tiene que, ?Por qué tanto interés en mi hermana? -ella alzo la ceja, indagando en mis oscuras intensiones- ?será que estas probando tu capacidad de no desmayarte?

Solté una peque?a risita- ?tan obvia soy? -di unos pasos rápido para adelantarme a Elicchi- ya no me he desmayado, ?verdad?

Y no mentía, hace una semana había logrado sostenerle la mirada sin caer contra el piso… Era un gran avance.

-En eso te doy la razón y doy fe de que no harás nada raro con mi hermanita -ella entrecerró los ojos, buscando un atisbo de que yo mentía.

-Sabes que no le haría nada malo a tu querida hermanita. Honoka-chan también se ha convertido en una querida onee-chan para mi~ -sé que Elicchi no se estaba fiando de mi sonrisa ni tono de voz, pero solo me quedaba aparentar- ?Mira, que ya llegamos! -se?ale el portón de la casa Ayase - ?Qué tal si entramos?

-Me gustaría decir ahora que es un placer dejarte entrar -soltó un terrible y pesado suspiro cuando saco sus llaves y las inserto en el pomo- pero no puedo negarte nada con esos ojitos de mapache, ?verdad? -sonreí satisfecha al ver que mi mas fiel técnica seguía teniendo efecto en esa peque?a rubia.

-Siempre es un placer~

Entramos a dicha casa, yo con una sonrisa de oreja a oreja y mi acompa?ante negando con la cabeza por lo tonta que es al caer en un juego tan básico.

- ?Eli-oneechan! -grito mi némesis del momento y en un instante ya se encontraba abrazando a su hermana con mucho amor- ?que bueno que llegaste! ?Cómo te fue?

-Bien -la mayor soltó una tímida risita- ?Cómo te fue a ti?

Ver aquella escena tan familiar me hizo sentir un tanto celosa por lo que yo no podía tener con mis padres… Pero feliz de que esas dos fueran tan unidas.

- ?Nozomi-oneechan! -tan atrapada estaba en mis pensamientos que no me di cuenta cuando ese tornado anaranjado me ataco y me abrazo con fuerza- ?me alegra que vinieras! -con ese toque infantil, recargo su cabeza en mi plano pecho y restregó su cara como si fuera un perrito- ?hueles muy bien!

- ??Q-que!? -apenas había llegado hace unos minutos y ya me había noqueado sin intentarlo- ?E-Elicchi!

-Ya, ya -la mayor tomo a la menor por el cuello de su camisa y negó suavemente con la cabeza- Honoka, no puedes atacar así a Nozomi. Invades su espacio personal.

-Pero que aburrida eres~ -enserio, les juro que casi veo un par de orejitas asomándose por su cabeza al igual que una colita de perrito- solo quiero estar al lado de Nozomi-chan, ?ella huele también como un pan!

- ?E-eso es un halago? -mire a la rubia que asintió con cierta pesadez.

-Para tu mala suerte, si -al soltar otro suspiro, miro a la menor- si te suelto, ?prometes guardar la compostura?

-Lo prometo~ -sus blanquecinos dientes salieron a relucir en aquella gran sonrisa.

-Mas te vale comportarte -al instante de soltarla, la pelinaranja se apodero de mi brazo y le saco la lengua a su hermana mayor- Honoka… -su voz advertía un serio problema.

-Oh vamos, solo le estoy agarrando el brazo, ?tiene algo de malo? -hablo de manera juguetona- ?no te molesta? -ahora su mirada se había posado en mi.

-E-eh… -me hizo dudar y de inmediato mis mejillas comenzaron a calentarse- c-claro que no… -pronuncie al voltear la mirada para evitar contacto con esos ojos de cachorrito.

- ?Ves? -soltó una divertida risita al ver como la rubia fruncia aún más el ce?o- no hagas eso, o te quedaras tan arrugada como nuestra abuelita~

?Desde cuando una ni?a de ocho a?os puede ser tan manipuladora? No se de donde saco esas costumbres, pero, en definitiva, la ni?a no era para nada normal.

- ?Qué tal si comemos algo? –soltó mi brazo y dio media vuelta para caminarse a los adentros de la casa sin esperar replica.

- "Que frio se siente…" -pensé al ya no tener su calor rodeando mi brazo.

-Nozomi -me hablo mi mejor amiga, un toque de seriedad relataba sus próximas palabras- no será fácil, pero te deseo suerte -coloco su mano sobre mi hombro, dándome como regalo una estupenda y bella sonrisa.

-Elicchi… -era común que, en nuestra relación, nos entendiéramos con pocas palabras, y esa no era la excepción- gracias -asentí reconfortada por esa cálida sonrisa- hare lo que pueda.

-No lo dudo ni un poco -me dio unos cuantos golpecitos en el hombro y camino directo a donde estaba su hermana.

La vi marcharse. Aquello fue suficiente para hacerme sentir con algo mas de confianza, esa confianza que aquella ni?ita había desmantelado en un dos por tres.

Continúe mi travesía de tarde infantil en intentos de hacer que mi presa cayera en mis jugarretas. ?el resultado? Parecía que nada le afectaba. Lo había intentado todo en mi repertorio e incluso lo que había investigado: reírme discretamente de su comida, hacerle preguntas que sabia que no iba a entender con el fin de que se confundiera, lanzarle comida, ?nada funciono! Ayase Honoka es el ser mas despiadado del mundo…

-Se te acaba el tiempo -comento la rubia al estar sentada conmigo en el sofá- Honoka fue por unas cosas a su cuarto, ?intentaras algo?

-Ya no se… -me "derretí" en el sofá- la ni?a es implacable, ?Por qué tu no eres así? Cuando te conocí, solo tenias la fachada de ni?a ruda, pero eres mas suave que un malvavisco.

-No te ayudara a tu autoestima molestarme a mí -negó con la cabeza, sabiendo mis turbias intenciones- no puedes acercarte a Honoka como lo hiciste conmigo. Ya lo notaste, no somos iguales.

-Eso se ve a leguas…

-Debe agradarte mucho Honoka para que quieras hacerle ese tipo de bromas -la mire confundida y ella sonrió confidente- de alguna manera, quieres estar a su nivel, mostrarle que tu también puedes hacer lo mismo y mejor. ?Qué tanto oculta tu corazón? -con su dedo índice pico mi pecho- no sabes como actuar cuando alguien te agrada, por eso los molestas. Pareces un peque?o ni?o buscando que la ni?a que le gusta le haga caso -soltó una liviana risita.

-Eso no… -intente buscar algo en la habitación que me salvara de sus burlas y de esas mejillas rojas que amenazaban con ser un foco mas de burlas. Pero no encontré nada- ?D-deja de reírte de mi!

-Eres tan fácil de molestar~ -con cierto cari?o, pico mi mejilla al mismo tiempo que una sonrisa fraternal protagonizaba sus labios. Se levanto del sofá y estiro su mano y por inercia la tome- Nozomi -aquella amabilidad había sido reemplazada por una un tanto macabra. Tiro de mi mano y me hecho de la sala pateando mi traserito- ve y molesta a mi hermana. No quiero que vuelvas hasta que lo hagas.

- ?Qué clase de hermana eres? -la mire atónita y ella mantenía esa faceta de ni?a malvada.

-Una que le gusta divertirse -me gui?o el ojo y volvió a sentarse en el sofá- anda -hizo se?as con su mano para que me fuera- ve, ve, quiero que vuelvas con una sonrisa triunfante.

-No se porque esto me huele a trampa -negué y suspiré. Pero no rechazaría la oportunidad. Así que, sin despedirme me encamine a la habitación de la menor donde estaría buscando sus juguetes.

-Habitación de Honoka-

- ?Tonto juguete! -soltó un gritillo desesperado al no poder alcanzar su juguete favorito- ?No tengo mi banquito para ayudarme, se?or juguete, ven a mis manos!

Me enterneció la escena, en realidad no estaba tan lejos del juguete, solo un pelda?o de distancia. Honoka-chan en realidad no es muy alta, a decir verdad.

-Deja te ayudo -me posicione detrás de ella y sin problemas alcance al robot que tanto anhelaba- ?este es? -le sonreí de forma sincera y ella parecía pasmada- ?pasa algo? -ladee la cabeza con cierta inocencia. Las mejillas de la ojiazul se ti?eron suavemente de rosa- ?Honoka-chan? -el llame de nueva cuenta y al sacudir su cabeza fue cuando balbuceo cosas sin sentido.

-G-g-gracias -fue lo que dijo coherente después de tantas babosadas- ?c-como…?

- ?Cómo lo alcancé? -solté una diminuta risita- solo soy un poco mas alta que tu. Que eso no te moleste, te puedo asegurar que serás tan alta como Elicchi o incluso más -acaricie su cabeza al mismo tiempo que mi sonrisa se hacia notar cada vez más- Honoka-chan, serás una se?orita hermosa, así que no debes molestarte por no alcanzar un robot, ?entendido?

Me agache un poco, para estar en su altura. Sus mejillas se ponían cada vez más rojas y sus ojos en cada segundo se agrandaban mas. Inclusive, desvió la mirada para evitar mi cara que no estaba tan lejos de la suya.

- ?Hice algo malo? -pregunté ingenua de lo que le estaba provocando.

-P-para nada -miro al techo y luego al suelo- ?Eli-onee-chan? -se hizo la loca al pretender escuchar la voz de su hermana que claramente no le estaba hablando- ?Voy enseguida! -se escabullo para no estar delante mío, corrió cual demonio de Tasmania hacia la puerta- ?No vayas a quemar la casa! -sin esperar, se fue como bala, al "socorro" de su hermana mayor.

- ?Y eso que fue?

Me detuve a analizar la situación detenidamente: ella se había sonrojado, tartamudeaba, se veía nerviosa, sudaba, esquivaba mi mirada…

-Oh dioses. -al principio me sorprendí, pero al instante sonreí victoriosa- ?gané! -alce los brazos triunfadora y comencé a girar en círculos- ?descubrí su debilidad, lo hice! ?LO HICE!

Esa tarde, donde gane por primera vez, donde al bajar Elicchi estrecho mi mano con una enorme satisfacción. Aprendí que Ayase Honoka es débil cuando se le acercan tanto, y más si eres "super hiper MEGA amable" con ella. Simplemente sucumbirá ante ti.


-Actualidad-

Oh si, aquella fue mi estrategia por a?os. Cuando ella me avergonzaba una vez, ?yo la hacia sudar 50 veces peor de lo que ella hizo conmigo! Era el sentimiento mas glorioso del mundo…

Imagino que una de sus preguntas será, ?Cuándo esto se volvió en amor? Creo que lo han notado, el sentimiento ya estaba ahí, solo faltaba que se desarrollara y eso fue lo que paso. Con el paso del tiempo, no me basto con verla ocasionalmente, tenia que verla todos los días, hacerla sonreír se había cometido en mi prioridad número uno, quería… no, anhelaba los días que pasaba a su lado, cada uno era sagrado. En veces, la raptaba de su casa a escondidas de Elicchi para salir las dos solas (con el tiempo, la rubia se volvió muy territorial con su hermana). Todo aquello que compusiera a Ayase Honoka, la quería conocer. Cada dolor que sufriera, mi deber es ayudarla a superarlo y que aprenda del mismo; los baches del camino, los enfrentaríamos juntas; si alguien osaba con molestarla, se enfrentaría a mi sin duda alguna.

Poco a poco, ese "me gustas", se convirtió en un "te amo". Y se perfectamente que a ella también le sucede lo mismo, soy observadora, se que esos ojos no brillan por todas las personas a su alrededor. Lo siento en la sangre cada vez que me sonríe, se que ella también me quiere como yo a ella. El obstáculo: su hermana.

Si bien, podía robármela y nos iríamos a vivir a otro lugar sin que los demás nos detuvieran, pero… Honoka de verdad ama a su hermana mayor, es mas, ella la idolatra, y no quiero hacerla decidir entre Elicchi y yo….

Por eso mismo intente tener una conversación seria con Elicchi, diciéndole que en verdad amo a su hermana, ?Pero la desgraciada se negó y me tiene siguiéndola por un maldito mes!

- ?Qué te cuesta? -pregunte por enésima vez en el día- amo a Honoka, lo sabes bien, ?no le hare ningún da?o!

-No confió en alguien como tú, Nozomi -auch, eso dolió y que lo diga tan seria lo hace aun mas doloroso- no dejare a mi hermana a merced de a alguien que le encanta hacer bromitas estúpidas.

- ?Ya no hago eso! -alce los brazos y los cruce de inmediato- he madurado, si vengo a pedirte permiso es porque quiero tu aprobación. Nada haría más feliz a Honoka que su hermana mayor acepte nuestra relación.

-Sigues sin convencerme -negó con la cabeza al bufar cual toro- Nozomi, no eres digna de mi hermana.

-Bien -como estábamos en su casa y paradas en su sala, di un paso hacia adelante- ?Qué tengo que hacer? ?Cuáles son las pruebas? -que ella sonriera con esa malicia característica de un zorro, me dio la pista de que era lo que quería- no importa lo que sea, no me voy a rendir -dije con determinación.

-Me gusta esa decisión en tus ojos -rio de manera perversa- digamos, que, para obtenerlo, deberás cruzar 3 pruebas -alzo sus tres dedos.


1er prueba. - Hacer el Kholodets perfecto.

Solo diré una cosa… ?No hay cosa mas asquerosa que el Kholodets! Es una maldita gelatina asquerosa con carne y verduras. Dios, y dicen que los japoneses comemos cosas terriblemente raras.

-Lista, Toujo -aquella temible aura hacia aparición detrás de la rubia que se encontraba sentada en la barra de la cocina.

-Que me digas por el apellido, sólo te hace ver más siniestra de lo que eres -irónico al corresponderle esa sonrisa- ?Cómo se te ocurrió esta estupidez?

-Vi la oportunidad de hacerte sufrir con algo que odias, y créeme, te haré recordar esto cada segundo de tu miserable vida -Si no la conociera, pensaría que en verdad me odia.

- ?Ja! Pero mira que ahora eres comediante -tomé en mi mano una olla y prendí la hornilla de la estufa- ?Ya puedo empezar o que?

- ?Alto! -hizo aparición la due?a de mis futuras quincenas- ?Hermana! ?Qué estas haciendo?

-Honoka -la rubia miro a la menor con fingida tristeza- ?Dónde quedó lo de "onee-chan "? -ni ella se cree esas falsas lágrimas de cocodrilo.

-Te diré así de nuevo cuando dejes de molestar a Nozomi-chan -se cruzó de brazos al estar al lado de su hermana- ?No es posible que tenga que cocinar eso! ?Ni a mi me gusta!

Elicchi suspiro, negando con su dedo índice en desaprobación- es el deber de la líder de la mafia.

?Por fin lo confesó? Aunque es algo que muchos sabíamos o suponíamos, que lo acepté, sólo la hace ver aún más atemorizante. Por mi mente pasaban imágenes de Elicchi con un bello traje digno del padrino y detrás de un escritorio; acariciando a su gato blanco, viendo a su séquito trabajar bajo sus órdenes.

- ?Exagerada! -grito la menor al negar efusivamente con la cabeza- ?Tu no eres la líder de la mafia! -De alguna manera, eso me hizo feliz- -esa es la abuelita, ella aún lo es -olvídenlo, de nuevo estoy asustada.

-Es subjetivo, algún día seré la líder- se encogió de los hombros- de todas maneras, sabes que no cambiaré de parecer cuando se trata de Nozomi y sus retos -una mirada desafiante fue dirigida a mi, infundiendo las ganas de querer cerrarle la boca.

-Y te haré tragar tus palabras- tomé un cuchillo y "ruda", corté una zanahoria que descansaba en la barra de la cocina- de eso no tengas duda, Ayase.

-Que empiece el show, Toujo- ella se divertía viéndome así y claro que en mi interior compartía ese sentimiento; uno que incluía adrenalina a todo lo que da y malicia.

-Siento que no me harán caso… -la pelinaranja suspiro y se amor en una de las sillas de la cocina- Nozomi-chan, esfuérzate -alzo su pulgar y con una bella sonrisa, me transmitió una gran confianza.

-Gracias, Honoka-chan~ -asentí enérgica.

-Ya dejen esas cosas, ?A trabajar! -ordenó la rubia.

Odio, ?odio con todo mi corazón ese jodido platillo! El simple aroma de la de la carne casi gelatinizada con esas especias dignas del país ruso, me vuelven loca en un sentido para nada romántico o emocionante.

Toda la preparación fue una odisea, el echo de tocar estas cosas en verdad en un calvario. Cada verdura picada, cada vez que tenía que probar el "guisado" me hacia casi me hace vomitar. ?Qué el desamor es lo peor del mundo? ?Es esa cochinada la causa de suicidios!

Lo único que me inspiraba para continuar, lo que provocaba en mi una liviana sonrisa para seguir, era Honoka-chan. Saber que lo estaba haciendo por ella me impulsaba a no darme por vencida, a perseguir mi tan anhelado sue?o: salir legalmente con Honoka-chan.

- "En definitiva lo lograre"- pensé en mis adentros al imaginarme mi bellísimo premio.

-45 minutos después-

-Listo -hable orgullosa de la abominación de mi platillo- ?Lo degustaras?

-Claro que si- con una mirada fría vio el plato que posicione enfrente de ella.

Tomé aire, me fije atentamente en su manera de comer; tomó el tenedor y corto un poco de esa gelatina, con cuidado la introducido en su boca. Esos labios sonrosados no siquiera fueron manchados por la comida, entraron de manera limpia y sin problema.

Eran momentos de tensión, donde tanto Honoka-chan como yo, observábamos atentamente todos los movimientos de la rubia. El como masticaba y como sacudida su nariz de un lado hacia otro; como si también degustara con ella.

Al minuto, había terminado de mascar, me miro y yo sólo reí con algo de nerviosismo.

-Nozomi- su voz sonaba como la de un padre apuntó de rega?ar a su hijo desastroso- esto… -sus ojos azules, cuál cielo, me miraban como si ocultaban la verdad- esta… -su pausa dramática no hacia más que desesperante, mi corazón latía a mil por minuto, a punto de un infarto- esta delicioso – su voz era sincera, cuál ni?a peque?a feliz por comer su plato favorito- Felicidades, has pasado tu primera prueba.

- ?Lo hice? -parpadee un par de veces sin creerme lo que pasaba- ?Enserio? - ella asintió y volvió a comer de ese platillo- ??Es enserio!? ?GANE!

Salte de alegría, una y otra vez e incluso Honoka- chan salto junto conmigo. Era una victoria para el amor, ?verdad?

-Yo que tu no cantaría victoria- habló la rubia con un poco de comida en su boca- el siguiente reto será difícil.

La confianza en mi era estrafalaria, me sentí a empoderada, y Honoka-chan me tomo de los hombros para acercarme a ella y depositar un casto beso en mis labios.

-Se que tú puedes, Nozomi-chan -dijo con la voz mas linda del mundo mi peque?o tormento.

-Lo conseguiré, Honoka-chan -correspondí esa cálida sonrisa con una igual.

Aunque en ese segundo, nuestro mundo era tibio, el ambiente en un dos por tres se congelo, dando la apertura a que la reina del hielo bramara y bufara en desprecio de esos actos "impuros".

- ?Así que ya tienen "ese" tipo de relación? -su gélida voz se hizo escuchar, haciendo eco en la habitación como si fuera la reina demonio- en ese caso, que comience el próximo reto.


2 da prueba. – "Lo que la rusa diga"

Entiendo que es probable que está enojada conmigo, digo, su hermana vino y me beso… ?Pero no tiene que hacer que corra semidesnuda por el parque!

-Y no olvides que tienes que gritas "?Estoy loca!", besar a un perro y subirlo a tus estados y ver una película en vía pública.

-Elicchi, esto es una exageración- suspiro algo apenada. Cuidaba con mis brazos y manos mis voluptuosos pechos y zonas íntimas. Era un intento en bano, pero algo es algo…

-No es nada inapropiado si se trata de mi hermana -aquella faceta sobreprotectora volvía a hacer aparición- no quiero quejas cuando fuiste tú la usurpadora de sus labios.

- ?Ella me beso! -alce los brazos en protesta.

-Y tu muy dejada -ironizó al poner los ojos en blanco- por cierto, lindos pechos -se burló al picar una "de mis nenas" con sus dedos- anda chiquita, que quiero verte correr~

-Maldita seas… -murmuré con fastidio y comencé a andar.

Al menos me había dejado ponerme una ropa interior un tanto más reveladora. Y si, me refiero a nada de encajes y ni sexys.

Si se preguntan por Honoka- chan… Ella se quedó encerrada en su habitación, su hermana la dejo ahí como castigo máximo por ser una "impura". Ni mi madre es tan sobreprotectora.

Corrí y corrí como una desquiciada, agitaba los brazos y saltaba hasta la más diminuta roca.

- ?NO OLVIDES GRITAR! -la voz de Elicchi se hizo presente y resonó aún en la distancia en la que estábamos.

- "Jodida maniática" -gru?í y bufe varias veces- ?ESTOY LOCA! -grite a todo pulmón.

De por si las personas me miraban intrigada y algunas asqueada por lo que estaba haciendo, ahora la atención se fijaba plenamente en mi. Incluso creo que me tomaron varias fotos (yo lo hubiera hecho, así que es probable que lo hicieran).

- "Va el perro" -busque en mi corrida un perro que no se viera infectado de pulgas o garrapatas.

Díganme coincidencia o casualidad, encontré al cachorro perfecto; era lanudo y de color café claro, no se veía sucio no ni nada por el estilo.

-Que empiece esto… -Me arrodilló frente al perrito y palme suavemente mis hombros- hey, amiguito- el cachorro alzo su oreja izquierda y al verme radio la cabeza- anda, te daré una galletitas después, ?si? -le sonreí y el dio unos pasos lentos hacia mi posición- estarás bien, te lo prometo- me mantuve cálida y amable mientras más caminaba el cachorrito – eso es -al estar enfrente de mi, acaricie su cabeza y el hizo un liviano gru?ido de satisfacción- ?un abrazo? -lo hice con cautela, puse mi mano derecha en su espalda y no había resistencia, le siguió mi mano izquierda en su lomo, y no parecía molestarle- aquí- lo levanté del piso y lo abrace de manera un tanto maternal- eres un chico muy bueno, ?a que si? -rasque su lomo- enserio lo lamento…

-Yo te tomó la foto -ignoro cuando llego Elicchi a mi posición, pero ella ya tenía listo su celular para conmemorar mi vergüenza digitalmente.

-Enserio que no conocía esa parte ti -negué con la cabeza, a decir verdad, si me sorprendía que fuera así de maniática.

-Y a mi me encanta esta parte de mi~ -rio con misterio- anda, hazlo~

-De veras, te odio en estos precisos momentos- mire al cachorrito y le sonreí- de verdad lo siento -acerque mi poca a el e ignoro si fue cosa de su impulso de perrito o algo así, pero el lamio mis labios y ladro de manera alegre- ?eh? ?eso? -tome un segundo para asimilarlo y mire a la rusa- ?eso cuenta? ?verdad?

-En realidad no-observo su celular e imagino que miro la foto que había tomado- pero te la daré por buena -se encogió de los brazos, no dándole mucha importancia- ahora ve a vestirte -dándose la media vuelva comenzó a dar unos pasos hacia adelante.

- ?Es enserio? Elicchi, ya hablamos de esto -me levante y deje al perrito abandonado- no puedes hacer que vea "ese" tipo de cosas en público.

- ?A no? -me miro sobre su hombro, de nuevo esa sonrisa perversa que me hacia estremecer hacia aparición.

-Media hora después-

En una cafetería.

-Elicchi, por favor, no -suplique para no hacer ese acto tan impropio.

?Maldición! ?Saben lo que es para mi suplicarle a alguien que no tiene clemencia de mi alma? ?Es horrible!

Ya me encontraba vestida con algo cómodo por si tenia que correr… La tercera parte de esta prueba era ver una película en un restaurante lleno de viejitos. Se escucha bien, pero, ?saben qué tipo de película es?

-Es literalmente "una fiesta de salchichas" -hablé asqueada cuando vi el titulo y la portada de la película- ?sabes que no me gustan esas cosas!

- ?Tengo cara de que me importe? -la risita de la ojiazul no se hizo esperar. Le gustaba ver mi desesperación- oh vamos, no le veo el problema, ?Qué acaso no has visto una?

-P-Por supuesto que no -mis mejillas se tornaron sonrosadas ante el comentario- e-eso es indecente.

-Ya hablas como una ancianita~ -riendo se encogió de los hombros- es una lastima que en verdad no me importe tu dignidad.

-Elicchi, por favor. No puedes hacerme esto -de nuevo insistí- este es mi café favorito, si hago esto, no podre volver.

-Encontraras otro -palmeo mi hombro para "reconfortarme"- que empiece la fiesta~ -le dio clic a la pantalla de mi celular para reproducir el video y ella se fue del establecimiento.

Si se?ores, esta rusa loca me estaba obligando a ver una película pornográfica en una cafetería familiar…

- "?Diosito, soy yo de nuevo!" -alce mi mirada al cielo cuando los gemidos empezaron a hacerse escuchar en la mayor parte del local- "Si me amas, por favor, ?matame!"

-Disculpe se?orita- se acerco a mi un viejito que usaba un bastón para andar- sé que a su edad es importante experimentar diferentes tipos de diversión -hasta su tono de voz lograría conmover al cubo de hielo que tengo por mejor amiga- pero no es apropiado que este viendo esto en este lugar, ?le importaría retirarse?

?Les mencione que mi deber era quedarme hasta que me sacaran a la fuerza? Pues es lo que hare… para mi desgracia.

-Lo lamento… -intente sonar lo mas amable posible, aunque de verdad estaba apenada- pero de verdad tengo que ver esto.

- ?Ya está en esa etapa de su vida en la que tiene que ver "esas" cosas con urgencia? -hasta rega?ando se veía tan paternal- disculpe que se lo diga, pero no es correcto que lo vea en este lugar. Hay ni?os presentes, sin contar que el día de hoy estoy festejando mi aniversario -miro hacia atrás y una se?ora igual de canosa lo saludo con una sonrisa- así que, si no es mucha molestia…

Justo cuando iba a contestar, del video obsceno comenzaron a resonar gemidos sumamente fuertes, palabras indecentes que solo escuchas y ves en videos de ese calibre. En lo que eso me avergonzaba más, mire a mi alrededor, las miradas de todos en el local se enfocaron en mí; madres cubriendo los ojos de sus hijos para que no vieran las cochinadas que aquí su servidora estaba "apreciando".

-Y-yo… -al regresar la mirada al viejito, parecía que quería explotar de la ira e incluso su se?ora parecía sumamente indignada.

-Se?orita -se le adelanto un mesero al viejito que ya me iba a golpear con el bastón- si no se va ahora, tendré que llamar a la policía.

-B-bueno yo… -tome mi celular y me pare de inmediato del asiento- ?E-en verdad lo lamento!

Sali con toda la pena del mundo del lugar. En teoría me habían corrido, no a patadas, pero estuvieron a punto de.

Les juro que esa rubia estúpida me las va a pagar, ?Me las va a pagar!


3era prueba. - Colocar la luna a sus pies.

- ?Cómo te fue en la cafetería? -pregunto de manera ciza?aos la ojiazul.

-Ni preguntes -negué con la cabeza y bufe ya harta de los retos.

Ya era de noche, la luna era nuestro próximo objetivo para la prueba final. Sea como sea terminaría estos malditos retos.

-Tienes que bajarles la luna a sus pies -decreto Elicchi.

-Bien, tengo un plan para eso -de mi espalda, saque al peque?o perrito que había sido parte de mi segunda prueba- lo disfrace de luna, ?está bien?

-Nozomi… -tras suspirar apretó el arco de su nariz como si estuviera decepcionada de mi- ?es el perro que te beso? ?Te siguió?

- ?Si~! -asentí contenta y mi nuevo perrito ladro alegre- se llama Chip, ?no es adorable?

-Tiene cara de Takeshi -ladeo la cabeza al mirarlo fijamente- Chip suena a un nombre de hembra.

- ?Se llama chip, no Takeshi! -hasta chip gru?o en respuesta de mi enfado- no quiero que le cambies el nombre a mi perrito. Ya suficiente tengo con todas estas pruebas, como para que quieras quitarle su perfecto nombre a mi perrito.

-Pero no te enojes- coloco sus manos enfrente de mi como si fuera una peque?a barrera- sea como sea, Takeshi -Chip y yo gru?imos al escuchar ese nombre- bueno, Chip no puede ser tu "ayuda" para la última prueba.

- ?Por qué no? -hice un peque?o puchero con mis labios para demostrar mi desaprobación- es una buena idea.

-Para nada -negó de nueva cuenta con la cabeza y tomo a Chip de mis brazos. Perro traidor- Honoka vendrá al parque en menos de veinte minutos, mas vale que pienses en algo.

-Claro que… -en un dos por tres se derrumbo mi confianza cuando escuche el tiempo que tenía- ?Elicchi!

-Suerte matador -rio de manera macabra y se fue alejando de mí.

- ?Te matare! -grite al verla irse y escabullirse entre la oscura noche- ?Pero primero resolveré este problema!

Sin más preámbulos salí corriendo en busca de la inspiración o mas bien de un milagro para hacer esa extra?a prueba.

?Qué podía funcionar? Aparentemente vestir a un perro no funciona… ?entonces qué? No puedo bajarle la luna literalmente, eso es imposible.

-Tampoco tengo tiempo para llevarla a la luna o algo parecido- mire a mi alrededor en búsqueda de algo que me diera una pista o la solución- debe de haber una metáfora o truco para esto… -me senté en una fuente de agua y mire su interior- incluso en la noche, se ve tranquila -el relajado ondeo del agua hizo que me tranquilizara de inmediato- ?Qué es eso? -observe el mínimo reflejo de la fuente, y por consecuencia, el satélite que nos rodeaba todos los días- ?Lo tengo! -sonreí enérgica, había encontrado la respuesta a mi problema- le diré a Honoka-chan a donde tiene que venir -de inmediato tome el celular para enviarle un mensaje a la pelinaranja.

En definitiva, esto sería épico.

-10 minutos después-

- ?Dónde estará? -escuché la peculiar voz de la menor de las Ayase, por lo que vi, ya esta cerca de la fuente- Oh, ?que linda!

Si se preguntan por mi posición, estaba detrás de unos arbustos, esperando a que mi futura novia se pusiera en posición.

- ?Qué es esto? -vio adentro de la fuente.

Era mi oportunidad, salí del arbusto y me coloqué a su lado sin que se diera cuenta.

-La luna a tus pies -comente con un tono de voz sereno y calmado.

- ?Eh? -me miro sorprendida. Tanto por mi comentario como de que me apareciera, así como si nada- ?a-a que te refieres?

-A que si me pongo a pensar en todo lo que he hecho el día de hoy, todo ha sido sumamente difícil -cerré los ojos y fruncí el ce?o ante el recuerdo de toda mi fatídica ma?ana- pero si recuerdo mi razón de hacerlo, por qué seguí luchando en esa horrible batalla- poco a poco fui abriendo los ojos, y de paso tome sus manos que temblaban suavemente- todo lo hice por ti, mi querida Honoka-chan -le sonreí de la manera mas amorosa que mi corazón podía expresar- y no me arrepiento de nada. Poner la luna a tus pies es una de las muchas cosas imposibles que quiero hacer por ti, no dejare de luchar por tu cari?o. Incluso si Elicchi me pone más de un millón de pruebas, esas serán testigo de los millones de veces que las superé y estuve contigo como premio.

-N-Nozomi-chan -con lagrimas en los ojos, la menor me abrazo con fuerza, escondiendo su cabeza en mi cuello.

-Dejalo salir, anda -acaricie su espalda en lo que una sonrisa enternecida aparecía en mis labios- "?Ya me voy a morir?" -lejos pero suficientemente cerca para ser vista, observaba con ojo crítico la hermana de la chica que mas amo en este mundo.

Aquella chica, que había sido mi tormento toda la ma?ana, nos miraba, por primera vez, con una sincera sonrisa alzo su pulgar derecho puesto que sujeto en su brazo izquierdo estaba mi perrito.

- "?Eso quiere decir que nos da su aprobación?" -la mire atónita y ella con cuidado deposito al perrito en el piso.

- "Felicidades" -fue lo que sus labios musitaron. No la escuche, pero es lo que alcance a ver.

Le sonreí en contestación. Era un peso de encima menos, eso sí.

Elicchi le hizo una se?a a mi perrito y este corrió directo hacia nosotras.

-Mira, Honoka-chan -poco a poco hice que ella dejara de abrazarme e hice que mirara a nuestro nuevo visitante- él es Chip.

-Wow -tomo al perrito entre sus brazos y le dio un fuerte abrazo- es bonito~ aunque tiene cara de Takeshi…

-S-se llama Chip… -solo porque es ella lo dejare pasar, aunque tenga un horrible tic en el ojo por eso- p-pero puedes decirle como quieras.

-Esta bien~ -ella le dio un beso en la cabeza al cachorro y lo dejo en el piso- ?Qué tal si corremos? -el ladro positivo a su pregunta- ?vamos! -ambos comenzaron a correr como cabras locas.

-Y pensar que este era nuestro momento romántico -solté un suspiro en lo que una gran gota de sudor surcaba por mi frente- ?Elicchi? -al querer buscarla, ella no estaba, se había desaparecido- ?así que así es? Me dejas a tu hermana, gracias Elicchi.

Mire a mi ahora novia, corría como cabra loca con Chip. Bueno, al final, la recompensa valió cada maldito golpe recibido. De ahora en adelante, no me rendiría, incluso si Elicchi volvía a ponerme pruebas, las superaría todas porque…

-Ella lo vale -sonreí ante mi propia contestación- aunque sea mejor seguirlos -reí ante lo infantil que podían ser esos dos- ?no me dejen atrás! -imite su acción y comencé a correr, no perdería, yo también quería jugar.


?Oficialmente es el cumplea?os de Nozomi, así que, felicidades! De verdad le tengo mucho cari?o a este personaje, siempre he pensado que es al que mas afinidad le tengo y con el cual me siento más cómoda escribiéndolo xD. Supongo porque normalmente la pongo un tanto loca y cómica. Los que juegan SIF, no se olviden pasar por su bella carta de Nozomi, ?yo ya tengo la mía, es bellísima!

?Qué como nació esta historia? Otra platica con mi hermana xD. De verdad tenemos platicas muy extra?as. Es un gusto culposo xD, amo el NozoEli, pero esta pareja siempre me saca carcajadas porque es extra?o describir su relación. ?Romántica? ?Cómica? ?Rara? Son un divertidas de escribir.

Pregunta antes de irme a dormir, ?Cómo les va con la cuarentena? Yo ando super corta de dinero jaja… No es gracioso porque tengo cosas que pagar, pero me intento mantener positiva xD.

Sin más que decir: dudas, criticas o alguna cosa por favor no duden en comentarlo. Sus reviews alimentan la creatividad de cualquier escritor, as?que regalen, aunque sea un review a cada historia que lean en sus hermosas vidas.

Nos vemos en la siguiente actualización~ n_n